martes, 23 de diciembre de 2014

RESEÑA "IN HER WAKE" K. A. TUCKER (TEN TINY BREATHS #0.5)

¡Precaución! Si no has leído Ten Tiny Breaths ni se te ocurra leer esta reseña a menos que quieras auto-spoiler. Lo que pasa es que "In her wake" es una precuela del libro anterior, sin embargo en él se hace mención de muchas cosas que probablemente no quieres saber si no te has sumergido en esta fantástica historia en primer lugar. ¿Qué esperas? Puedes leer la reseña de "Ten Tiny Breaths" AQUÍ

Antes de que lo conocieras como Trent en Ten Tiny Breaths, era Cole Reynolds -y él lo tenía todo. Hasta que una noche, cuando toma una decisión errónea y fatal... lo pierde todo.

Cuando una noche de borrachera en una fiesta universitaria de Michigan State tiene como resultado la muerte de seis personas, Cole debe aceptar su participación en la tragedia. Normalmente, él sería capaz de apoyarse en sus mejores amigos -los que han estado en su vida desde que apenas podía caminar. Pero se han ido. Peor aún, también está el cuerpo destrozado de una chica de dieciséis años de edad, tumbado en algún lugar en una cama de hospital, y toda su vida fue arrebatada a casa de una caja de cerveza y un juego de llaves.

Todos le aseguran que ellos saben que no fue intencional, y sin embargo él no puede ignorar el peso de sus miradas, los susurros a sus espaldas. Tampoco puede librarse del consumidor sentimiento de culpa cada vez que piensa en esa chica que ni siquiera le permite acercarse a su habitación del hospital para disculparse. Mientras pasan los meses y aumenta la vergüenza y la soledad, Cole comienza a perder su control en lo que alguna vez fue importante -la universidad, su novia, su futuro. Su vida. No es hasta que él toca fondo que puede empezar a ver otra manera de salir de su infierno personal: el perdón
Y sólo hay una persona que puede dárselo...



Primera oración: Destruí su vida y luego quede atrapado en su estela.  Y ahora me doy cuenta que es exactamente donde estoy destinado a estar.


“Podríamos perdernos aquí, debajo de esta madriguera ciega de emociones, en busca de una huida desesperada que tanto queremos. Y tal vez sólo nosotros podemos verdaderamente entender.”


Cole Reynolds es un chico como cualquier otro, por no decir que es muy afortunado de tener a unos padres increíbles que lo hacen sentirse en una familia sólida. Estudia en la Universidad que siempre ha querido junto a sus dos mejores amigos de la infancia: Derek y Sasha. Sin mencionar la relación con su novia de varios años.

Una noche, Cole, Derek y Sasha deciden salir de fiesta. Pero puesto que el día siguiente tienen examen optan por tomársela con calma. O por lo menos eso se dicen a ellos mismos antes de salir de su departamento rumbo a lo que llamaremos “su destino”. Un destino que cruzará caminos para siempre, y no de la mejor manera.

Cole es el conductor designado de esa noche pero por una serie de acontecimientos, quien resulta tomar el volante es Sasha. En un segundo todo está bien y al siguiente se están estrellando contra otro coche. En dicho accidente Sasha y Derek mueren, además de otras personas en el otro auto. Dando como resultado sólo a dos sobrevivientes; Cole y Kacey Cleary.
 

“(...) No creo que lo supere verdaderamente hasta que ella lo haga.
Hasta que esa chispa en sus ojos vuelva, y esa sonrisa brille de nuevo.”


Nuestro protagonista Cole cae en un abismo donde la profundidad no hace más que aumentar cada día y con cada pensamiento… Sus padres empiezan a tener problemas entre ellos a partir de no saber lidiar con él, la relación que llevaba con la hermana de Sasha desde hace varios años termina, siendo él quien toma esa decisión. Dando a su vida un nuevo significado decide utilizar su segundo nombre, Trent, en todo momento.

No es hasta que una noche, por mera coincidencia, se encuentra a una Kacey ebria y drogada que, al parecer, va por el mundo como él, sin un lugar al que recurrir, sin el cierre que ambos necesitan. Aquí vemos a un hombre que en su desesperación por curarse a sí mismo y a sus demonios decide ver por la chica a la que cree que arruinó su vida; Kacey. Todo esto bajo la sombras. Nunca mostrándose tal y como es.

A lo largo del libro vemos como Trent pasa de una emoción a otra. Al punto de querer terminar con su propia vida a causa de lo que le pasó. Y esto finalmente lo lleva a querer estar más cerca de aquella chica rota que no tiene ni idea de quién es, porque si lo supiera lo odiaría desde antes de llegar a conocerlo. 

Cuando se da cuenta de que Kacey y su hermana pequeña, Livie, se mudaran a otro estado, él no duda en seguirlas y convertirse en su vecino. Viendo a los ojos de Kacey por primera vez, decide obtener su perdón a toda costa. Aunque tenga que hacerse pasar por otra persona para lograrlo.


“¿Qué pasa si ella pudiese aprender a amar de nuevo? ¿Y qué pasa si soy yo quien puede recordarle lo que se siente?”


Es sumamente difícil describir algo que te hizo sentir tanto de la manera más desgarradora y hermosa posible. 

En “In Her Wake” vemos a Trent de una forma diferente a como nos acostumbramos a verlo en “Ten Tiny Breaths”. Los párrafos pasan con rapidez pero no puedes dejar de sentir lo que él siente. Debo confesar que me hizo derramar más de una lágrima.

Esta novela termina justo donde “Ten Tiny Breaths” empieza, lo que le da un significado aun mayor, ya que nos damos una idea de todo lo que tuvo que pasar Trent para reunirse finalmente con Kacey. El hecho de que este libro empiece en esa parte no quiere decir que no veamos a nuestros protagonistas interactuar en más de una ocasión. De hecho, son sorprendentes el número de veces que habían estado cerca antes sin que ella se diera cuenta y lo notara. Lo que nos hace reconsiderar el comienzo de su historia de amor… A pesar de todo, vemos a un Trent enamorado, preocupado y muy roto que lucha por la redención, el perdón y, sobre todo, el amor.

Sin duda es una lectura que he disfrutado bastante y me gustaría que le dieran una oportunidad. Si leíste el primer libro seguramente sabes a lo que me refiero. ¿Qué te parece un café negro para hacerte compañía mientras te sumerges en esta profunda ola de sensaciones?

¡Gracias por leerme!

“Quiero que me conozca a mí. Trent Emerson. El chico que quiere sentir el calor que sé que existe dentro de ella. El chico que está atado a ella para siempre, le guste o no. El que necesita de algún modo hacer las cosas bien con ella porque lo hice todo mal.”


Fecha de publicación: 1 Septiembre, 2014

1 comentario:

  1. Leí la introducción y me reservé el resto para leer los libros jajaja.

    Besos!

    ResponderEliminar